Bailar, medicina natural

El baile es un ejercicio y un arte al mismo tiempo. No hace falta tener cualidades especiales, ni mantener un cuerpo de gimnasio... pero aún así fortalece los músculos, mejora la concentración, el ritmo y la coordinación, así como las relaciones sociales, reduce el estrés y te llena de ganas de sonreír!! Todo esto tiene que ver con la química cerebral y tal, pero es más fácil entenderlo cuando lo sientes.

Sonrisas salseras
Como medicina natural me ayuda, personalmente, a mantener mi porcentaje diario de sonrisas. Me gusta porque me siento LIBRE cuando bailo, sólo estoy sintiendo la música, no pienso en nada. Me desestresa. Lo mejor de la semana es saber que por lo menos un día voy a bailar, porque será el día en que me limpie por dentro y "me quite tó lo malo" como dicen mis cubanos y salga como nueva a afrontar otra semana más.

Ir mezclando mi sangre con la de El Caribe me está ayudando muchísimo en esta nueva etapa y hay personas que me están salvando la vida.

Rubia de mis amores
Soy feliz bailando.
Por esos papirrines de Ariel.
Por la hermana postiza que me ha salido. África, un sol.
Por el momento en el que suena nuestra canción y mi Rubia grita, y la saco a bachatear.
Por los que bailan conmigo y por los que hay que darles un par de cervezas antes.
Por el Asúcar y los mojitos.
Por el portero majísimo de la Leblón.
Por el maravilloso suelo del Atrévete.
Por lo que extraño mi pedacito de Venezuela.
Por Cuba, por Puerto Rico, y por lo que venga.
Por la música.

¡Píldoras de baile tendrían que inventar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada