Ayer pensaba...

Llevo bastante tiempo sin publicar nada por aquí y soy consciente de ello. Estoy en época de exámenes, así que no esperéis mucho. Tampoco he tenido un último mes muy bueno. Tenía expectativas sobre cómo empezaría el nuevo año que han quedado más que aplastadas.

He estado trabajando duro. Y recordando. Mi vida es muy distinta este enero de como lo era el enero pasado. Y aún así sólo me quejo, porque estoy triste muchas veces. O sola. 

Ayer recordaba como hoy el pasado año, viernes anterior a toda la carrera de estudiar para los exámenes sin descanso, habíamos decidido darnos una última noche de alegría y salir por fin a bailar. Aquella noche fue la mejor noche con la que pude empezar el 2012, que aunque no ha resultado ser un buen año finalmente, lo comencé rodeada de un cariño y amor que aún hoy me pregunto si lo merecía. 

Aquella noche de viernes me había puesto tacones por primera vez para salir a bailar. Bailé con tres personas maravillosas hasta que nos dolieron los pies, salió el sol y el bar se quedó sin botellines de agua. Recuerdo las preciosas sonrisas de mis tres compañeros, la hipersensibilidad a la luz de Fer, la samba de Cris y la maravillosa y especial cena peruana de Raúl. Y estoy segura de que ninguno olvida nunca mis rizos.

Hoy quiero agradecerles a ellos, cada uno en su parte del mundo, por aquella noche y la amistad que me regalan cada día. 

Estas caras no eran del final de la noche :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada