Perú, je t'aime!

¡Y es que no es para menos!

El viernes tuve una de esas noches que no voy a olvidar nunca. También una de las mejores noches que he tenido jamás. Fue la primera noche que me llevaron a bailar! Nunca lo he pasado tan bien bailando y la compañía fue inmejorable. Una buena representación de Latinoamérica :D Mi jevita Crisbel, que es preciosa y te deja con la boca abierta bailando, y mis cholos de sonrisa divina,Raúl y Fernando, todo un descubrimiento! Hay que ver como se mueven estos chicos, Im-presionantes! Da gusto tener cerca hombres que bailan.
Mi pobre Fer, que sale siempre con ojos cerrados ><

Pero, según fuentes, estuve a la altura, como una campeona. Podría pasar por latina perfectamente :P
Pensar que mi noche empezó con un rico plato peruano: lomito saltado con arroz, delicioso. Y acabó tras muchísimas vueltas, sudores y movimiento de caderas y con una sonrisa en la cara que no tenía hace tiempo.
A todo ello le incorporamos un choque frontal con representación europea Francia-Bélgica, Max y Michael, a los que hay que emborrachar sólo para que se muevan un poquito :P

No hay mucho más que decir, porque es inexplicable las sensaciones que tuve bailando toda la noche, llegar muerta y aún así tener ganas de seguir bailando. Mis lumbares me odian, pero estoy contenta y nada va a fastidiarme! Un empujoncito para lo más duro del cuatrimestre :D

El escenario de toda esta noche, obviamente, es Orishas. Aunque hemos descubierto Asúcar, y creo que lo vamos a pisar bastante ;)

2 comentarios:

  1. El Asúcar es HAMOR. Allí te quiero ver, mamita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad...allí te quiero ver yo! Rizosa mía <3

      Eliminar